Relatos

Un mal lugar donde no exista la sal

Ella escribió sobre un margen casi asfixiado, lleno de tinta y pisadas, donde los espacios en blanco eran hijos de olvidos y no garantes de historias futuras. Deslizó, sobre renglones quebrados, fruncidos versos sin rima que hablaban de noches saladas, de mañanas y dulces penumbras.

Suave, con ritmo adormecido, relató a qué sabe el rumor de las olas, el olor de las crestas de espuma, el tacto del frío que llega y no huye. Aquel que desafía, que atenaza los huesos.

rutinas

Me habló de las fotos manchadas, de los recuerdos ajados, de esos nombres propios que justifican suspiros. De los espacios, vacíos y mudos, por los que se desliza el eco de la frase inmediatamente anterior. Ella habló de las veces que los hombres mienten por no callar, de las horas que pasan luchando, batallando con su sombra sólo por no sollozar. De las tormentas encerradas entre paredes sin ventanas ni vida, de la luz que no logra huir, de un ocaso que absorbe hasta la última esperanza del día.

Con serenidad y suficiencia, como quien se desviste entre costumbre, ella arrojó sus temores a la cal inmaculada de los muros del cuarto desnudo, y yo, con premura, les di acomodo entre las grietas de mi alma y sufrí, como sólo sufre quien vaticina el silencio.

Todavía me susurró al oído historias de castañas y fuego, de llamas y abrigo. Y balbuceó en el aire el aroma a piel y naranja, el hedor de la ira enquistada, la fragancia del beso en la frente. Y, mientras lo hacía, yo me hundía en sus ojos, que ya no reflejaban miradas, imaginando un lugar donde yacer, un rincón donde esperar, donde sentir las ansias del tiempo enredando en mis piernas, arañando mi piel, tropezando y ralentizándose, haciéndose eternas.

Un rincón apartado en el que ver morir días y noches, en el que evocar la rutina y buscar refugio a mis manos y a la inquietud de mi mente. Un mal lugar en el que repetir los gestos gastados, una y otra vez. En el que imaginar las campanas sumisas y dóciles.

Un rincón, alejado y sin senderos, donde no se permita la palabra, donde no exista la sal. Un mal lugar, donde las campanas de muerte permanezcan por siempre calladas.

Standard
Fotografías

La Encarna con chiquilín

La Encarna

Algún día soñarás con rincones nunca antes pisados
Y lo harás mientras atraviesas y huellas prados de miel y oro
Y lo harás, sin detenerte a contemplar a las alondras que te persiguen,
ensimismadas con el suave danzar de tus pasos

Algún día soñarás con finales no escritos
Y lo harás en tanto mi noche secuestra las horas
Y lo harás, mientras se tizna mi rostro y se mece mi cuerpo con impulso baldío

Algún día vivirás pleno, y yo callaré… soñando contigo

 

Standard
Relatos

Silencio

Hallar un hueco en el mundo en el que sentirse completa y cómodamente solo, es realmente complicado cuando lo necesitas con desesperación. La propia falta de esperanza es ruido que llega, se asienta y tortura al silencio que esperabas encontrar allí, en ese lugar donde has decidido posar tus huesos. Allí, en el último rincón de la lista de aquellos a los que te habías prometido no querer regresar.

La vida adora su antojo de quebrar silencios

La vida adora su juego de contrastes. Sólo cree realmente bello el llanto, si éste nace del minúsculo espacio que existe entre una sonrisa tímida y una carcajada sincera. No considera totalmente digna la empatía, si ésta no diluye la distancia entre dos seres que deseaban caminar solos, siempre con la mirada baja y siempre con la mente vacía. La vida adora su antojo de quebrar silencios, de alterar los apacibles espacios de sol y brisa endeble.

Vivir es, por ello, enfrentarse al azar que tiende a llenar los huecos calmos, que gusta de romper los lazos firmes, las seguridades, los sosiegos. Y es por eso que la distancia entre las heridas abiertas de mi piel y los cálidos besos sobre tu espalda, está tan terriblemente llena de ruido. Yo, que siempre ansío silencio, te juro que sólo escucho quejidos y estruendo cuando compartimos miradas. A mí, que te prometo que nada más que silencio deseo, me hace sentir como un títere lleno de vida, el que mi mente se agite con la quejumbre que separa las dulces cicatrices de tu piel y el siempre áspero tacto de mi espalda.

Dicen que vivir es recorrer, entre desorientación y torpeza, los senderos no escogidos que mudan silencios por nuevos anhelos y carencias. Yo sólo sé que hallar un hueco en el mundo en el que sentirse completa y cómodamente vivo, es realmente complicado cuando lo necesitas con desesperación. La propia falta de esperanza, creo entender, es ruido que llega, se asienta y tortura el silencio que esperabas encontrar allí, en aquel lugar donde siempre has deseado posar tus huesos. Allí, en el último rincón de la lista de parajes imposibles de alcanzar.

Quizás la vida nunca es silencio y desearlo es como quien anhela la muerte.

Quizás debería levantarme y gritar… algunas mañanas pienso que tal vez tu nombre.

Standard

Mestura

Fotografías

Mezcla de bestias y demonios

Acantilados de la Garita de Herbeira, en la provincia de A Coruña.
Con sus más de 600 metros son los acantilados más altos de la Europa continental.

Imagen
Fotografías, Relatos

Hide and Seek

El juego del escondite. Pasos necesarios para su disfrute:

HideAndSeek

espere al atardecer, momento idóneo para encontrar un gigante hambriento merodeando por los alrededores.

dispútele el derecho a mantenerse erguido y haga que sus huesos besen el suelo.

una vez humillado, utilice su esqueleto vencido como «casa», o centro neurálgico del juego.

comience una cuenta, precisa y rítmica, hasta un número previamente acordado.

olvide que existen los adultos, y su tendencia a interrumpir actividades de la importancia de la aquí descrita.

recuerde que necesita, al menos, un buen amigo dispuesto a ocultarse. Si lo ha conseguido, láncese en su búsqueda y disfrute, sino… el juego hace rato que ya ha comenzado.

Standard